Detectives Barcelona. Atención al Cliente. 936 452 594 - Móvil 619 206 992 info@mcdetectives.es

Los detectives privados y las Redes Sociales

Cómo proteger a los niños de los peligros en Internet   

Por detectives privados Barcelona, La mayoría de los delincuentes informáticos no discriminan, se dirigen a sistemas vulnerables independientemente de si son parte de una empresa o pertenecen a un usuario doméstico. En el caso de los niños debemos supervisar siempre el buen uso que hacen de Internet para evitar que puedan salir perjudicados.

¿Qué riesgos están asociados a los niños?

Por su naturaleza, los niños buscan constantemente desafíos y retos con los que entretenerse y superarse. En fase de experimentación y crecimiento, suelen ser inocentes, curiosos, con ansias de ampliar su autonomía y normalmente ajenos al miedo, atributos que les hace especialmente vulnerables en la red.

Cuando un niño se adentra en el mundo online suele hacerlo totalmente confiado, quiere descubrir cosas por sí mismo, ser autosuficiente y probablemente contactar y conocer a personas con las que compartir sus cosas. El niño no es consciente de los “peligros” que puede haber en una pantalla de ordenador y, cuando empieza a intuir o sospechar que sucede algo “malo” o “raro”, en muchas ocasiones se calla por miedo al castigo, o porque no sabe cómo reaccionar.

Es responsabilidad de los adultos, tutores y padres, por tanto, tener en cuenta que ciertas prácticas o usos pueden provocar perjuicios a nivel personal, económico o emocional y familiar. La supervisión de nuestros hijos cuando utilizan Internet debiera ser constante, así como la enseñanza de unas buenas prácticas para que, en cualquier caso, no dejen nunca de estar protegidos.

Riesgos

  • Algo tan habitual como que el niño esté jugando en el ordenador o haciendo un trabajo para el cole puede parecer inocuo, pero debemos tener en cuenta que ciertas rutinas “inocentes” a veces traen sorpresas. Por ejemplo guardar un documento en la nube, eliminar sin querer un archivo de programa necesario, visitar una página web maliciosa…, nos podemos encontrar con virus, spams, etc que infecten el ordenador o inhabiliten algunos de nuestros programas.
  • Los depredadores y delincuentes en línea presentan otra amenaza significativa. Debido a la naturaleza anónima de Internet, es fácil que las personas tergiversen la información sobre sí mismas, siendo muy fácil manipular o engañar a otros usuarios. Los adultos a menudo son víctimas de estas maniobras de modo que los niños, más abiertos y confiados, son un blanco fácil.
  • Otro problema creciente es el acoso cibernético. Estas amenazas son aún mayores si el niño o adolescente tiene acceso al correo electrónico o programas de mensajería instantánea, visita chats y/o utiliza las redes sociales.

¿Qué se puede hacer?

1.- Estar involucrado

Considere la posibilidad de realizar actividades junto a su hijo, ya sea jugando a un juego, investigando sobre un tema del que ya habíais hablado (por ejemplo, lugares de vacaciones de la familia, un hobby en particular…). Esto le permitirá supervisar las actividades en el ordenador de su hijo, y al mismo tiempo podrá enseña buenos hábitos en la red.

2.- Mantener el ordenador del menor en un área abierta

Instalar el ordenador en áreas comunes como el salón o comedor permite a los padres supervisar fácilmente la actividad de los hijos. No solo podrán  disuadir al niño cuando va a hacer algo no aconsejable o no permitido para ellos, sino que también les da la oportunidad de intervenir si se observa un comportamiento que podría tener consecuencias negativas: contactos no deseados, acoso….

3.- Establecer reglas y advertir sobre los peligros

Asegúrese de que su hijo conozca los límites de lo que se le permite hacer en el ordenador. Estos límites deben estar en relación con la edad, la madurez y el conocimiento del niño, pero pueden incluir reglas sobre cuánto tiempo se le permite estar en el equipo, qué páginas web se le permite visitar, qué programas de software puede utilizar, y qué tareas o actividades se les permite hacer.

También debe hablar con los niños sobre los peligros de Internet para que reconozcan comportamientos o actividades sospechosas. Es importante hacerles ver y entender los riesgos que conlleva compartir cierto tipo de información (por ejemplo, que están solos en casa). Es necesario incidir en el hecho de que se comuniquen y compartan información solo con personas que conocen, y enseñarles a utilizar las redes sociales con prudencia y sensatez. El objetivo no es asustarles, sino que sean conscientes.

4.- Supervisar la actividad del ordenador

Considere la posibilidad de tener dos cuentas  separadas en su ordenador. La mayoría de los sistemas operativos dan la opción de crear una cuenta diferente para cada usuario. Si habilita una cuenta independiente para el menor podrá programar el tipo de acceso que tiene al ordenador, sus privilegios y límites a según qué páginas. De hecho, muchos navegadores ya incluyen por defecto la opción de restringir o permitir el acceso a determinados sitios web. También hay programas especiales de software que se pueden instalar en su ordenador. Programas que ofrecen diferentes características y capacidades para que pueda encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades.

Si no tiene una cuenta de usuario separada sea especialmente cuidadoso con su configuración de seguridad. Además de limitar la funcionalidad dentro de su navegador, evite que su navegador recuerde las contraseñas y otra información. Además, siempre es importante mantener su anti-virus al día.

 

Pin It on Pinterest